3 feb. 2014

Menos dolor de espalda manteniendo una buena postura


No sólo a la hora de hacer ejercicio, sino también en nuestra vida diaria, la posición de nuestra espalda es fundamental para tener una buena salud general (sin molestias ni dolores) y maximizar nuestro rendimiento. Más del 60% de la población se queja de dolores de espalda, sobre todo en la zona lumbar, y en muchas ocasiones pueden solucionarse con educación postural.

Hace unos días, Miguel nos hablaba de la anatomía ósea de la columna vertebral, algo que todos los que practicamos deporte deberíamos conocer. Veamos cuál es la posición óptima de nuestra columna: la columna neutra.
Antes de nada, recordamos que nuestra columna vertebral está formada por cuatro segmentos curvos: segmento cervical (curva lordótica), segmento torácico (curva cifótica), segmento lumbar (curva lordótica) y región sacro-coccígea (curva cifótica). Una columna sana respeta su curvatura natural: no es una columna plana, sino que las curvas son necesarias para el buen funcionamiento de la misma.
A partir de aquí, debemos buscar aquella posición que nos haga más eficientes en nuestros movimientos, es decir, la que nos permita realizar los movimientos en su mayor amplitud pero con un mínimo esfuerzo. La postura ideal depende de las particularidades de cada persona pero, como norma general, podemos hablar de mantener la alineación de cabeza – hombros – costillas – pelvis.

Errores más comunes que nos llevan a una postura pobre y generan posibles dolores de espalda


  • Cabeza agachada o estirada hacia delante: muy común en nuestros días, ya que es lo postura que adoptamos la mayoría a la hora de un utilizar un móvil o una tablet. Nunca colocamos estos dispositivos a la altura de los ojos, sino que trabajamos con ellos a la altura del regazo, lo cual implica una excesiva flexión cervical durante largos períodos de tiempo.
  • Hombros caídos o inclinados hacia delante: habitual cuando estamos sentados. En lugar de mantener la espalda alargada (elongación axial), tendemos por comodidad a echar los hombros hacia delante, forzando la curvatura torácica. Esto, junto con la cabeza agachada, visualmente da una sensación de “joroba” y puede causar dolor.
  • Pelvis excesivamente balanceada hacia un lado: muchas personas, al estar mucho tiempo de pie, tienden a cargar sólo sobre una pierna, creando de este modo una descompensación que repercute en toda la columna. Lo ideal es mantener una pelvis neutra y cargar sobre el centro.
  • Recuerda que, de no tener una patología diagnosticada, es muy posible que tus dolores de espalda se deban a una postura incorrecta. Aumentar tu consciencia corporal y mejorar tu postura es el primer paso para prevenir lesiones y mejorar tu salud.
    Fuente:vitonica

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario